miércoles, 7 de mayo de 2014

La tecnología en la escuela

La educación tal como la conocemos es por naturaleza conservadora, tiende a consolidar el esquema sociocultural vigente.
Lo especifico de la Tecnología es la resolución de problemas, en nuestro caso problemas de la vida cotidiana. Recordemos que el objetivo de la técnica y de la tecnología es solucionar problemas.
En esa búsqueda de solucionar problemas (problemas de vivienda, de vestimenta, de alimentación, de transporte, etc.) la técnica y la tecnología han ido cambiando el medio natural y creando un ambiente tecnológico.
Este mundo hecho por el hombre, era sencillo frente a lo que ha llegado a ser hoy, lo que se aprendía en la escuela muchas veces estaba bastante desvinculado de la vida cotidiana.
Es así que surge la necesidad  de que la escuela asuma la responsabilidad e incorpore una nueva disciplina que se ocupe de estos temas, de allí la introducción a la educación tecnológica.
 Hay que tener en cuenta que la tecnología marca el rumbo del desarrollo social, que es una actividad centrada en el saber hacer, brinda respuestas a las necesidades y/o demandas sociales. La educación tecnológica no es una disciplina orientada a formación  profesional, es decir no prepara para un campo especifico de actividades laborales, pero eso si, prepara para la vida, para la cotidianidad, para el mundo del trabajo, y en el que el componente tecnológico tiene un peso cada vez más significativo.
Una de las funciones principales es encausar al niño en la comprensión del mundo que lo rodea, un mundo predominantemente tecnológico.
La escuela debe adaptarse a la dinámica del mundo de hoy y preparar a los ciudadanos para que sean participes activos y responsables. La escuela no solo debe preparar para lo que es, sino para lo que puede llegar a ser.
La tecnología necesita de la ciencia, que es la que le brinda los conocimientos, para solucionar los problemas.
Existen análisis de las razones que justifican los programas escolares, podemos mencionar:
Razones pedagógicas
Razones político-económicas
Razones culturales



Razones pedagógicas:

Refiérese a la búsqueda de un desarrollo integral de la personalidad, colabora en despertar la creatividad y el sentido de la responsabilidad, dado que el eje del accionar tecnológico es la solución de problemas sociales. Permite aprender a analizar críticamente adonde estoy y donde quiero llegar.
La formación escolar esta basada en abstracciones, sus hilos conductores son:
La cultura humanística. (se nutre de la expresión verbal - signos lingüísticos)
La cultura científica (se nutre de las matemáticas – símbolos matemáticos – expresión verbal)   



Razones político-económicas

Alrededor de la tecnología subyace un fuerte componente como es el denominado componente político-económico, pues tecnología y economía, ligadas entre si, están vinculadas también al poder político, que es quien señala en determinadas instancias el camino a seguir.
En el mundo de hoy los países  que no quieran perder el tren del progreso, deben desarrollarse tecnológicamente, pues el sistema productivo, eje de la economía, esta íntimamente ligado a la tecnología. Para que esto sea factible debe realizarse una capacitación generalizada en todos los campos y principalmente en la escuela.

Razones culturales

La tecnología no esta vinculada solamente al sector de la producción sino también a la del consumo y en consecuencia tiene un carácter sociocultural y ejerce gran influencia en el campo de la cultura. Podemos decir que entre tecnología y cultura, en el sentido amplio del término, hay una relación dialéctica. 
La tecnología debe insertarse como una disciplina orientada a la formación general, desde la primera etapa de la escolaridad, es decir desde el nivel inicial, para que sean ciudadanos cabales, libres, responsables, solidarios, participes activos (con conocimientos) en el proceso de desarrollo social, y respetuosos de la naturaleza a la cual se deben.
Este tema es muy importante pues la educación tecnológica tiene como objetivo desarrollar la cultura tecnológica.


El contar con productos tecnológicos sin una cultura tecnológica nos puede ayudar a vivir pero no a pensar, y el hombre se realiza plenamente en la acción y el pensamiento.